August 31, 2015

Ann Wigmore la Pionera

 Ann WigmoreHoy nos acercamos un poco a la historia y recordamos a una fantástica mujer, Ann Wigmore, la pionera del Wheatgrass y los Germinados.

Fue una extraordinaria mujer que desde su primer día de luz en esta vida, pasó por experiencias fuertes y numerosas enfermedades, que fueron sus auténticas ‘iniciaciones’ y que la condujeron a descubrir el poder curativo de la naturaleza, de las hierbas silvestres, especialmente de la hierba de trigo germinado y de los brotes germinados.

Ann dedicó toda su vida a la curación, primero de ella misma y luego de muchísimas personas en todo el mundo. Fundó el Instituo Hippocrates, en los Estados Unidos, que hasta el día de hoy desarrolla su actividad al servicio de la salud.

Un poco de biografía de Ann Wigmore

Ann nació en Lituania, durante la primera guerra mundial europea.

Nació de forma prematura, muy enferma y muy débil. Consiguió sobrevivir gracias a su abuela.

Mientras sus padres emigraron a América, ella se quedó al cuidado de su abuela que era una autentica mujer medicina, dotada de sabiduría, sus maestros eran Dios y la naturaleza. Su abuela se dedicaba a curar a todos los necesitados que se cruzaban por su camino, no le importaba de qué bando eran los soldados heridos.

En medio de una guerra de pesadilla, con grandes privaciones y muchas veces sin ninguna comida, Ann aprendió de su abuela a alimentarse masticando pasto, a comer las raíces de los árboles que se filtraban por las paredes y las semillas que su abuela conseguía, en correrías nocturnas a otros poblados, atravesando campos en medio de las balas.

En su memoria, de ese tiempo siniestro, en el cual el orden del mundo estaba invertido, ella distingue con luz propia, esa alimentación de pasto, hierbas y semillas, que la llenaron de vida.

Unos años más tarde consiguió llegar a los Estados Unidos. En el largo historial de sus enfermedades, cuando aún no tenía 18 años, debido a un accidente se le gangrenaron las piernas. En el hospital le dijeron que tenían que amputarle las piernas. Ella se negó. Su cuerpo ardía de fiebre y deseaba morirse, no podía imaginarse cómo iba a continuar viviendo sin sus piernas. Y rezó con todo su corazón.

Dios le respondió, enviándole a su tío que la rescató, se la llevó del hospital y la puso debajo de un árbol, donde crecían muchas hierbas y pasto. Allí tumbada, se acordó de su abuela y comenzó a masticar y chupar pasto, haciendo una pasta que se puso sobre las piernas. Consiguió curarse.

Así fue cómo Ann Wigmore descubrió el poder curativo del verde de trigo. Empezó a usarlo para curar a la gente. Una mujer que fue curada por ella le cedió su casa de Boston para que tuviera un lugar para trabajar con los enfermos. Sin embargo aún faltaba algo más. El punto llegó cuando Ann Wigmore tuvo cáncer. Eso fue definitivo para que se comprometiera al 100% primero con su propia curación y luego para desarrollar la hierba de trigo germinado y el cultivo de germinados y fundar el Instituto Hippocrates en Boston, que siguió su labor y ahora se ha mudado a Florida.

Algunos auténticos médicos que creyeron en ella, le enviaban de forma clandestina a sus enfermos para que Ann los curara con éxito.

Luego Ann Wigmore conoció a Viktoras Kulvinskas. El estaba enfermo y fue al Hippocrates a curarse. Y se quedó allí y comenzaron a trabajar juntos. Viktoras había sido un genio de la electrónica, a partir de su encuentro con Ann se transformó en un genio de la alimentación. Uno de sus logros fue diseñar para la NASA el programa de comidas de los astronautas.

The-food-you-eat-can-be-either-the-safest-and

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies